[…] de Frutos reconoce que la debilidad a juntar dedales le llegó gracias a una amiga que la regaló un dedal de cloisoné con cordón dorado. Después, […]

Responder